Fuentidueña de Tajo, Comarca de las Vegas

Dificultad MediaSenderismo

Imprimir

Ficha técnica

TIPO DE ITINERARIO Lineal
SEÑALIZACIÓN Parcialmente Señalizada
DIFICULTAD
Alta
DISTANCIA APROXIMADA
5,6 km (ida)
DURACIÓN APROXIMADA
2 h.
DESNIVEL
120 m
ÉPOCA ACONSEJADA
Especialmente la primavera

 

Perfil 23

Acceso al punto de inicio: Por la A-3 hasta la salida 62. A Fuentidueña de Tajo se entra por la calle de la Comunidad de Madrid, que conduce a la Plaza de la Constitución.

La Cañada Real Soriana Oriental es el principal camino a seguir para completar esta ruta que atraviesa los yermos páramos y las campiñas del sureste de la Comunidad de Madrid y se adentra en la vega del río Tajo, uno de los lugares de mayor riqueza agrícola de la región. Antes de iniciar el recorrido, debe tener en cuenta que, en días calurosos, puede resultar algo duro de hacer, principalmente el último tramo.

Partiendo del centro neurálgico de Fuentidueña de Tajo, la Plaza de la Constitución, el itinerario se inicia descendiendo por la calle Bajada al Río para llegar al abrevadero de la Chopera, a orillas del Tajo que, proveniente de Estremera, atraviesa el municipio de noreste a suroeste antes de llegar a Villamanrique de Tajo, donde hace de frontera entre las provincias de Madrid y Toledo. Hay que cruzar el río por un puente metálico –fue levantado en la segunda mitad del siglo XIX por la empresa Imbert & Cía, que colaboraba con Alexandre Gustave Eiffel, y, en la actualidad, es el puente de hierro de grandes dimensiones más antiguo de la Comunidad de Madrid– para situarse en su margen izquierda, donde está el descansadero del Remanso de la Tejera y donde arranca la Cañada Real Soriana Oriental. Antes de seguir la ruta, es aconsejable realizar una parada en el observatorio de aves habilitado a orillas del Tajo, desde donde se ven distintas especies de ánades y fochas.

El primer tramo de la ruta se hace siguiendo las indicaciones que conducen a la Ermita de Alarilla, siempre sobre la cañada, que sólo se abandona tras recorrer 2,315 km desde el descansadero, para ascender por el camino que lleva al alto donde se encuentra la ermita y desde el que se obtienen unas bonitas vistas.

Una vez visitada la ermita, se continúa el recorrido por la Cañada Real Soriana Oriental en dirección sur y hacia tierras castellano-manchegas. El camino se vuelve más estrecho, sinuoso y de firme algo irregular y tendrán que realizarse numerosos ascensos y descensos para alcanzar el final de la ruta, un pequeño arroyo que es salvado por un puente. Durante este último tramo, el paisaje está dominado por amplias estepas pobladas de esparto (Stipa tenacissima) que nada tienen que ver con la vegetación de ribera que, al principio de la ruta, se vio junto al río. Aunque a simple vista pueda parecer lo contrario, forman un ecosistema de gran interés por su avifauna, compuesta por numerosas especies esteparias.

{module QRMaker|none}